El paraguas, un arma de doble filo

Nuestras madres ( por lo menos la mia) siempre insisten la ostia que llevemos paraguas. ¡Joder! El agua no te muerde las pelotas. Pero da igual, llueva o tenga pinta de llover hay que llevarlo. Yo creo que va en la genetica de las madres. Es un sistema de protección anticonstipados. Yo creo que les meten la vacuna pro-paraguas justo cuando acaban de dar a luz. Es una pasada. Lo que no saben es que es uno de los mayores errores de la generación de los noventa.

Vayamos entonces a los noventa. Eramos jovenes ( hablo de entre 7 y 13 años), estabamos flipados con la megadrive, los cromos, las canicas y sobre todo hacer el garrulo. Mi madre debio gastarse como 15 parches de los pantalones para las rodillas. Es un punto debil las rodillas, siempre comes de ahi.

Nuestras madres sabiendo de nuestra hiperactividad y nuestra falta de civismo y consideracion hacia el projimo, nos intentaban alejar lo maximo posible de objetos dañinos: Lejia, plancha, cuchillos grandes, sartenes, fuego etc. Lo que su inconsciente no se daba cuenta es que nos obligaba a llevar un arma del todo dañina para el projimo: el paraguas.

Tenemos dos paraguas: por un lado el largo, que pocas veces nos lo daban por que era mas aparatoso y se consideraba de adulto. Pues este objeto de protección contra el agua facilmente se convertia en una lanza que acaba en punta para pinchar glopear y atizar lo que se mueva. Ademas de tener 8 varillas para acabar con los ojos de la gente. Pues bien, este es el inofensivo. El otro tipo de paraguas “el de boton”, era realmente preligroso.

El paraguas de boton se caracterizaba por ser pequeño y tener un boton que accionaba un resorte con el que el paraguas duplicaba el tamaño. La velocidad del alargamiento era tal que llevaba una fuerza bastante considerable. Las madres solo se fijaban en objetos de punzonamiento o cortadura como objetos peligroso, pero un objeto de impacto como este podia ser muy contundente.

Dejado en las manos de un crio, con el belcro puesto para que no se abriese, realmente era la escopeta recortada de los infantiles. Yo he visto dispara a una cadencia de 3,5 diparos/segundo con el paraguas de boton. Ademas de ser un golpe contundente, el infantil no es nada empatico y siempre va a por las zonas mas jodidas. Hablamos de la cabeza. He visto gente y gente recibir golpes de impacto del paraguas de boton realmente demoledores. Era un impacto terrible que ejecutado en la cabeza causaba un  dolor indescriptible. Y la violencia engendra violencia. Y el uso del paraguas como arma fue usada muy a menudo, sobre todo en ejecuciones con sigilo y a traicion.

Espero haber abierto un poco mas los ojos a los lectores y tener una idea mas amplia de lo que puede ser un arma para un crio. Leido esto, creo que las gotas de agua no son tan malas no?, ahora os dejo unos modelos semipros de paraguas violentos:

Anuncios

2 Respuestas a “El paraguas, un arma de doble filo

  1. A Juan Manuel le sabía el paraguas de señor. Con el se defendió de la agresión de Masciopinto. Épica batalla contra el mal. Nunca la olvidaré. Juan Manuel, siempre estaras con nosotros. Siempre te recordaremos por esos paseos por el puerto.

  2. totalmente cierto, otro texto q refleja la cruda realidad de ahi fuera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s